Blog de Psicoprevención

Ansiedad en situaciones de búsqueda de empleo

Ansiedad en situaciones de búsqueda de empleo

“Es lógico que sientas miedo, pero peor es quedarse en casa esperando, sin hacer nada para solucionar el problema”

No cabe duda que una situación de desempleo y la propia búsqueda de trabajo tienen por definición un estrés para muchas personas. Esta experiencia es vivida como un incidente fortuito y la persona no tiene otra que adaptarse a esta nueva condición, con el propósito de conseguir salir de ella lo antes posible. Sin embargo, no podemos obviar el “precio” psicológico que se paga durante todo el proceso. Un aspecto clave a considerar a la hora de entender la necesidad y urgencia de solucionar el “problema”, de hacer frente a las amenazas…. Convierten todo este proceso en una evaluación continua de competitividad con un@ mism@ y con el mundo exterior. Esto nos lleva a encontrarnos cara a cara con el peligro de los fracasos, incertidumbre sobre el futuro, pérdida de prestigio, proyectos personales frustrados, etc.

Así las cosas, no es de extrañar que la ansiedad en situaciones de búsqueda de empleo haga su aparición. La pregunta que cabe hacerse en estos momentos es la siguiente: ¿qué consecuencias tiene esta ansiedad para la persona desempleada?. Es decir, ¿cómo afecta a su resultado final (encontrar empleo) el estrés que genera la situación?. De entrada, obviamente, no podemos decir otra cosa que una ansiedad mal gestionada nos lleva a bajo rendimiento en procesos de selección, y finalmente pérdida de oportunidades. Por tanto, parece que es importante este fenómeno y su afrontamiento adecuado.

A la hora de entender qué supone el estrés en la búsqueda de empleo, tenemos que fijarnos en su propia definición: “Predisposición de algunas personas a manifestar respuestas de ansiedad en situaciones de búsqueda de empleo en las que los individuos se sienten o son evaluados, y, además, perciben que la situación les exige un nivel de respuesta y competencia que el sujeto juzga no estar seguro de poder emitir, bajo una gran preocupación por el fracaso debido a la repercusión de las consecuencias”.

Según esta definición, es evidente que no todas las personas van a sufrir estrés en contextos de demanda de empleo y que fundamentalmente dependerá de las circunstancias personales. También es correcto suponer que las personas que aún no están viviendo esta situación, con el paso del tiempo si no consiguen su objetivo, terminarán sufriéndola. Por tanto, parece ser que nadie está a salvo de las consecuencias bio-psico-sociales derivadas del desempleo de larga duración.

¿Por qué nos ponemos nerviosos ante la búsqueda de empleo y más en concreto ante un proceso de selección?. No repetiré lo anteriormente expuesto en la propia definición del estrés en la búsqueda de empleo. Ahora toca entenderlo desde una perspectiva más psicológica, una variable de suma importancia es lo que nos decimos y cómo nos lo decimos. Es decir, los pensamientos preocupantes enfocados al sujeto disparan la ansiedad. Las interpretaciones del mundo que realiza la persona. No se trata de la situación sino de cómo se interpreta el contexto en el que queda el (la) protagonista.

Buscar empleo, por sí mismo, no tiene un contenido emocional. El proceso de selección, p.e. se convierte en estresante en función de la evaluación que se hace la persona a sí misma.

Es por ello que estos pensamientos automáticos tienen sus propias características. Importante conocerlas si queremos que repercutan de la menor manera posible en el proyecto de búsqueda de empleo.

  • Son irracionales, pero aún así se les da sentido de realidad.
  • La tendencia es la dramatización. Un catastrofismo que se inicia de forma de proyección futurista (y si…; Y si me quedo en blanco en la entrevista…)
  • La polarización es su base. O es blanco o es negro.
  • Es fácil encontrar en testimonios la generalización a partir de una situación. El simple hecho de que no me llamen para un proceso de selección significa que no soy “adecuado” para otras ofertas de empleo (incluso en otro sector)
  • El deber nos manda”. Debería tener…. Debería encontrar…. Debería ser capaz…. “Deberías” trampa que a lo único que ayudan es a la aparición de una frustración de no conseguir resultados. La pregunta es, ¿hemos trabajo lo suficiente para adquirir competencias profesionales que “apelliden” a los “debería”?
  • Exagerar los fracasos es una característica propia de las personas con locus de control externo. Sumado a la percepción de insignificantes las propias habilidades. En cambio, aprendiendo a tener (y mantener) un locus de control interno se consigue dar una imagen de seguridad basada en que los éxitos no dependen de la suerte. Es el resultado de un trabajo laborioso que más tarde o temprano consigue resultados.
  • ¿Qué me dices de la profecía autocumplida?. Si llegas a un proceso de selección con la idea de que no te van a contratar, ¿cómo esperas que salga la entrevista?. Me remito al punto anterior.
  • Por último, prestar obsesivamente una atención a los síntomas de la ansiedad / nerviosismo a lo único que conduce es a que se incrementen. De esto se alimenta el sistema, de pensamientos ansiógenos. En contra se debilita la persona y desaparece el pensamiento sano “si me han citado a la entrevista es porque han visto interesante mi candidatura”.

Querid@ amig@ se trata de afrontar. Y afrontar en este contexto significa dominar, tolerar, reducir, minimizar. Es decir, hacer frente a las demandas externas con los recursos propios internos. Si has llegado hasta aquí entenderás lo que te quiero trasladar.

Con la intervención del Gabinete Psicológico Laboral podrás modificar el acontecimiento de búsqueda de empleo. P.e. te prepararé para entrevistas de trabajo, elaboraremos un plan de acción. Aprenderás a regular la respuesta de ansiedad con el despliegue de habilidades precisas para cada situación. Con ello conseguirás control y creencia de tus propias competencias profesionales.

Incrementando la práctica y aumentando la experiencia conductual en la simulación de entrevistas de trabajo reducirás el factor novedad, reducirás la ambigüedad y recibirás información preparatoria.

Fco. Javier Herrán Gamarra

Psicólogo del trabajo (AA00860). Selección y Orientación Laboral. Psicología del Coaching.

Imagen tomada de freeimages

Para citar este artículo:

Comparte este contenido...Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
0