Blog de Psicoprevención

La triple H en la gestión del TALENTO.

La triple H en la gestión del TALENTO.

Ya no se trata de ser Feo, Fuerte y Formal, (supuesto epitafio de John Wayne) además es necesario tener sentido de Humildad, Humanidad y Humor (Juan Carlos Cubeiro). La triple H en la gestión del TALENTO de nuestros días.

¿Se imaginan a una persona con estas cualidades?. No me refiero en exclusiva a las tres primeras, sino a la triple H. Estos días estoy pasando por un taponamiento en uno de mis oídos y esto hace que sea, si cabe, más introspectivo. ¿Les ha pasado alguna vez que reflexionando han llegado a escucharse a ustedes mismos?. No hace mucho, una persona me decía que quien se define así misma como mediocre es que probablemente no lo sea tanto. Lo cual me hizo pensar que, evidentemente, quien se vende como la solución a los problemas, muy probablemente, tenga un problema consigo mismo. Es importante saber venderse, pero aún lo es más hacerlo desde la humildad, humanidad y con sentido del humor. Ya no digamos si la persona es fea, fuerte y formal. ¿Por qué considero importante esta tripe H?. Fundamentalmente, porque en ella se engloba el TALENTO de nuestros días. Ya saben: conocimientos, competencias, motivación y logros. Y si no lo saben, lo aprenderán con el paso del tiempo y gestionando a las personas a través de prueba y error. Pero bueno, veamos a qué me refiero con Humildad, Humanidad y Humor.

“Es difícil ser Humilde cuando uno es tan grande” suelo decir a ciertas personas que reconocen sus propias limitaciones y saben escuchar (a los demás y a sí mismos). Reconocer los errores y aciertos no es tarea fácil. No vivimos, precisamente, en una sociedad en la que se premie un síntoma de debilidad tal. Sin embargo, estamos equivocados. Esto no significa ser débiles, sino realistas. No somos ni tenemos por que ser los mejores. Somos lo que somos y mejorando día a día, con visión de futuro y perseverancia (algún día les hablaré de mi experiencia con estas dos características imprescindibles para no perder el rumbo en la vida) conseguiremos acercarnos un poquito más a la perfección. También les digo que nunca la conseguiremos, ya que la perfección per se no existe. Debemos ser conscientes, y nos deben enseñar para ello, de que los éxitos no duran eternamente y que por supuesto, tras el éxito sólo tiene cabida el fracaso. Así es una vida profesional: éxitos y fracasos. Por tanto, la Humildad significa reconocer que el éxito conseguido durará lo que tarde en llegar el fracaso.

Si tuviese que definir en una frase lo que es para mí Humanidad (en este contexto organizacional) recurriría, sin lugar a dudas, a la cita célebre de Gregorio Marañón “No sabrás todo lo que valgo hasta que no pueda ser junto a ti todo lo que soy”. Y es que ya me dirán ustedes cómo se consigue un trabajo en equipo si el que lo gestiona no reconoce la necesidad de interdependencia grupal, emana de él una empatía contagiosa y por supuesto, una más que adecuada convivencia con los demás. A mi juicio, la frase lo dice todo. Es cercana, cálida, próxima, comprensiva…….Humana.

Como habrán comprobado en el primer párrafo del artículo, mi sentido del Humor es muy mejorable. La verdad es que no soy (ni me considero) la alegría de la huerta y de parecerlo (recuerden: ser no es sinónimo de parecer) tendría que recurrir al cardo que todos llevamos dentro. Dicho esto, si he conseguido arrancarles al menos una sonrisa me doy por satisfecho. La verdad es que el Humor y su sentido no están reñidos con la adecuada gestión de personal. Sin embargo, sí que hay que tener en cuenta el “a tiempo” de un chiste o comentario. Por lo que el momento es más que importante. Y no sólo eso, sino además el público al que va dirigido. Si conocemos lo suficientemente bien al personal que gestionamos sabremos qué momentos y qué argumentos son los más adecuados. Un humor argumentado es aquel que deja un poso de reflexión al oyente. No es simplemente humor absurdo, sino el sentido que tienen nuestras palabras “humoreadas”.

En definitiva querido lector, la gestión del TALENTO de nuestros días pasa por ser y parecer un buen líder. No se trata de retener sino de fidelizar. No se trata de estrellas sino de personas corrientes, porque si cada noche hacen lo que yo, llegará un momento en que se pregunten si las estrellas pertenecen al cielo o es el cielo quien pertenece a las estrellas. El TALENTO pertenece a las organizaciones o son las organizaciones las que pertenecen al TALENTO.

Fco. Javier Herrán Gamarra

Psicólogo-Consultor de Recursos Humanos, Seguridad y Salud laboral Psicosocial.

Imagen tomada de freeimages

Para citar este artículo:

–          Herrán Gamarra, Fco. Javier. (2016, 02 Agosto). “La triple H en la gestión del TALENTO”. www.psicoprevencion.com. Disponible en (02-08-2016): http://www.psicoprevencion.com/category/blog/

 

Comparte este contenido...Share on LinkedIn103Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook26