Blog de Psicoprevención

Psicología del Coaching

Psicología del Coaching

Vivir no es sólo existir, sino existir y crear, saber gozar y sufrir y no dormir sin soñar. Descansar, es empezar a morir” (Gregorio Marañón)

El coaching es psicología, pero la psicología es más que coaching. El coach (no psicólogo) puede ser un experto en tecnología comunicativa para hacer descubrir objetivos y acompañar al cliente en su consecución. Sin embargo, desconoce los fundamentos de la conducta provenientes de la formación universitaria que corresponde a la Psicologí­a. El psicólogo, que para su ejercicio profesional debe estar colegiado, garantiza las directrices éticas basadas en el código deontológico regulado por el Colegio Oficial de Psicólogos (C.O.P). El psicólogo que practica coaching utiliza técnicas psicológicas aplicadas al coaching. Por tanto, la psicologí­a del coaching incluye todos aquellos conocimientos psicológicos que pueden contribuir a enriquecer la práctica del mismo. Sin la psicología no existirí­a el coaching.

¿Sabes realmente qué es la psicología del Coaching y cuál su metodología y proceso?. Intentaré explicártelo de forma estructurada.

1- ¿Qué es la psicologí­a del coaching?

Es el arte de facilitar el rendimiento, el aprendizaje y desarrollo de otra persona, a través de un proceso de acompañamiento por parte de un psicólogo que aplica una serie de estrategias, con el fin de que mejore su situación personal y/o profesional.

2- ¿En qué consiste la psicología del coaching?

Busca el cambio partiendo de la situación actual, con un deseo de desarrollo y visualización de la nueva situación. Se centra en las posibilidades y potencialidades con una clara visión de futuro y no en los errores del pasado, a través de una relación de confianza y confidencialidad.

3- El lí­neas generales, ¿qué proceso sigue la psicologí­a del coaching?

  • Descripción de la situación actual (áreas de mejora y dificultad)
  • Descripción de la situación deseada (objetivos y metas)
  • Mapa de opciones y recursos (generación y selección)
  • Plan de acción (plan específico de acciones a emprender)
  • Resultados (control de resultados y seguimiento)

3.1- Objetivos

El proceso comenzará cuando la persona establezca los objetivos que desea alcanzar a través de las distintas sesiones. Dichos objetivos pueden ser modificados a lo largo del proceso.

3.2 Enfoque de sesiones

Las sesiones se enfocarán a la consecución de los objetivos establecidos de carácter profesional incorporando los aspectos personales sin que estos sean objeto del trabajo.

3.3- Sesión inicial

Se realizará una sesión inicial en la que se establecerán el rol del psicólogo del coaching y de la persona objeto de desarrollo, tratándose además de la estructura del proceso. Igualmente se concretará el grado de compromiso de la persona en su propio desarrollo profesional o personal.

3.4- Metodología

La metodología a emplear será la del diálogo, la reflexión y la acción; los tres elementos unidos para la consecución de los objetivos. Se practicará con diferentes herramientas psicológicas cuya validez, fiabilidad y confidencialidad sean acordes al código deontológico de psicología.

3.5- Número de sesiones

El número de sesiones las determinará la persona objeto de desarrollo en función de su disponibilidad. El psicólogo del coaching puede orientar, pero nunca imponer.

3.6- Duración de las sesiones

La duración de cada sesión será de entre 50 y 75 minutos, y no se deberá prolongar si no es por una causa muy justificada.

3.7- Trabajos adicionales

Con el objeto de aumentar la eficacia, efectividad y eficiencia, durante las sesiones pueden recomendarse trabajos adicionales (lectura de artí­culos, ejercicios de autoconocimiento o para crecer en autoestima, cuestionarios como el 180º o 360º, solicitud de feedback a otras personas de su entorno, etc.). Igualmente se puede utilizar el correo electrónico u otros medios de comunicación que se acuerde para seguir trabajando entre sesión y sesión.

3.8- Confidencialidad

El psicólogo del coaching debe guardar secreto profesional de todo lo hablado o trabajado con el cliente durante el proceso. Esta confidencialidad exige no revelar ningún contenido aunque parezca de poca importancia. Una vez acabado el proceso, la persona objeto de desarrollo sigue sujeto a esta cláusula. Éste podrá autorizar por escrito al psicólogo del coaching que utilice el proceso con fines de docencia o investigación, pero sin revelar datos que lo pudieran reconocer.

El psicólogo del coaching no podrá en ningún momento ejercer ningún tipo de coacción para imponer sus ideas u opiniones a la persona objeto de desarrollo, ni su forma personal de resolver ni enfocar los objetivos que se tratan de alcanzar ni el plan de acción, dejándole plena libertad.

3.9- Interrupción del proceso

La persona objeto de desarrollo podrá interrumpir el proceso en el momento que lo desee, comunicándolo al psicólogo del coaching las razones por la cuales considera oportuno no continuar el proceso.

Si aún tienes alguna duda, estaré encantado en responderte en privado.

Fco. Javier Herrán Gamarra

Psicólogo de Recursos Humanos, Seguridad y Salud laboral Psicosocial. Psicoach.

Para citar este artículo:

Herrán Gamarra, Fco. Javier. (2017, 15 Noviembre). “Psicologí­a del Coaching”. www.psicoprevencion.com. Disponible en (15-Noviembre-2017): http://www.psicoprevencion.com/category/blog/

Comparte este contenido...Share on LinkedIn6Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook4