Blog de Psicoprevención

Sobre los compañeros de viaje

Sobre los compañeros de viaje

Enlace Psicopreventivo -> Psicología del Coaching

¿Qué suscita el relato?. Marlette, el verdadero compañero de viaje o líder es el que trabaja por y para los demás. Muchas veces hasta la última de las consecuencias.

Marlette, a la sesión grupal del pasado viernes acudiste con una inquietud importante que quisiste compartir con el resto de participantes. ¿Cómo diferenciar a un compañero (profesional o personal) con un fuerte componente competencial “coach”?. Es decir, ¿Qué característica debería poseer el compañero de viaje en el ámbito personal? O en el profesional, ¿liderazgo?…

Para dar respuesta os propuse una dinámica que había preparado al respecto. Recurrí a lo que Jorge Bucay contó en “El camino de las Lágrimas”. Dice así:

“Seis mineros trabajaban en un túnel muy profundo. De repente un derrumbe los dejó aislados sellando la salida. En silencio cada uno miró a los demás. Con su experiencia se dieron cuenta de que el problema sería el oxígeno. Si hacían todo bien les quedaba unas tres horas de aire, cuanto mucho tres horas y media. Mucha gente de afuera sabían que estaban allí atrapados, pero un derrumbe como ese significaba horadar otra vez la mina, ¿podrían hacerlo antes  de que se termine el aire? Los mineros decidieron que debían ahorrar todo el oxígeno que pudieran. Acordaron hacer el menor esfuerzo físico, apagaron las lámparas que llevaban y se tendieron en silencio en el piso….era difícil calcular el tiempo que pasaba… incidental- mente uno tenía reloj. Hacía él iban todas las preguntas ¿cuánto tiempo pasó? ¿Cuánto falta? ¿Y ahora? El tiempo se estiraba, cada minuto parecía una hora y la desesperación agravaba más la tensión. El jefe se dio cuenta que si seguían así, la ansiedad los haría respirar más rápidamente y esto los podía matar. Ordenó al que tenía el reloj que sólo él controlara el paso del tiempo y avisara cada media hora. Cumpliendo la orden, a la primera media hora dijo “ha pasado media hora” Hubo un murmullo entre ellos y una angustia que se sentía en el aire. El hombre del reloj se dio cuenta de que a medida que pasaba el tiempo, iba a ser cada vez más terrible comunicarles que el minuto final se acercaba.  Sin consultar a nadie decidió que ellos no merecían morir sufriendo. Así que la próxima vez que les informó la media hora habían pasado 45 minutos. No había manera de notar la diferencia. Apoyado en el éxito del engaño de la tercera información la dio casi una hora después… así siguió el del reloj, cada hora completa les informaba que había pasado media hora. …La cuadrilla apuraba la tarea de rescate, sabían en qué cámara estaban atrapados y que sería difícil poder llegar antes de cuatro horas. Llegaron a las cuatro horas y media. Lo más probable era encontrar a los seis mineros muertos. Encontraron vivos a cinco de ellos. Solamente uno había muerto de asfixia…el que tenía el reloj. Esta es la fuerza que tienen las creencias en nuestras vidas”

En aquella dinámica os recordé aquel artículo que escribí en el 2015 sobre el apoyo social y las investigaciones empíricas al respecto. A. Pines diferenciaba seis formas de ofrecer apoyo social en el contexto organizacional. A saber: (1) Escuchar de manera activa; (2) Emitir apoyo técnico; (3) Crear necesidades y sobre todo pensamientos positivos de reto profesional; (4) El más que necesitado apoyo emocional; (5) Hacer reflexionar sobre alternativas más allá de las tomadas hasta la fecha; (6) Cuestionar sobre creencias y autoeficacia de la persona a la que va dirigida este apoyo.

James S. House (una de las propuestas más aceptadas desde la investigación) definía este apoyo social partiendo de cuatro tipos:

  • Apoyo emocional: Interés, comprensión, afecto…
  • Apoyo instrumental: Ayuda directa en forma de tiempo, trabajo, dinero….
  • Apoyo informativo: información, consejos, sugerencias….
  • Apoyo evaluativo: Feedback de la ejecución y rendimiento….

Coincidiendo con la opinión del autor, a mi juicio el apoyo emocional es el más importante de todos. Y si este tipo de apoyo proviene de personas significativas, en mi opinión, potencia los efectos positivos. Sobre esta cuestión de los efectos positivos debe tenerse en cuenta la posible aparición de un síndrome de dependencia por parte de la persona objeto de apoyo. Para evitarlo, el apoyo debe partir en todo momento de un aprendizaje situacional. Es decir, enseñar a la persona a adaptarse y con ello controlar la nueva situación. Dicho lo anterior, ¿estamos necesitados de apoyo social?. Unas breves preguntas podrán sacarnos de dudas.

¿Hasta qué punto puedes confiar en tus compañeros cuando tienes problemas?, ¿En qué grado tus compañeros están dispuestos a escuchar tus problemas?, ¿En qué grado te resultan útiles los compañeros para realizar tu trabajo?.. Marlette, éstas son algunas de la preguntas (de manera general) que te harán reflexionar sobre el apoyo social que obtienes en momentos críticos de tu vida personal o profesional.

Fco. Javier Herrán Gamarra

Psicólogo Organizacional. Recursos Humanos / Seguridad y Salud Laboral.

www.psicoprevencion.com // info@psicoprevencion.com

Imagen tomada de freeimages

Referencias bibliográficas

  • House, J. (1981). Work stress and social support. Reading, MA: Addison-Wesley.
  • Pines, A. (1983) On Burnout and the buffering effects of social support. En B.A. Farber (ed.) Stress and Burnout in the human services professions (1985, 2ª ed., pp 155-174). Nueva York, NY: Pergamon Press

Para citar este artículo:

 

Comparte este contenido...Share on LinkedIn0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0