Blog de Psicoprevención

Factor humano. Experiencia subjetiva.

Factor humano. Experiencia subjetiva.

¿Cómo podemos considerar al factor humano en la prevención de accidentes laborales?. ¿Es posible que la objetividad del riesgo sea percibida desde una subjetividad “experiencial” inherente al factor humano?

Si consideramos que la variable factor humano es determinante, en un principio en la prevención de los riesgos laborales, y como último término en la prevención de los accidentes, se hace más que necesario determinar qué factores y a qué nivel actúan sobre éste. Me refiero a una inspección subjetivadel empleado (independientemente de la responsabilidad que ocupe en la organización) a tres niveles: Cognición, emoción y conducta. Si nos referimos de manera objetiva a lo que significa una inspección en seguridad laboral y lo hacemos de manera pormenorizada, se trata de un análisis de las condiciones de trabajo cuyo objetivo es detectar cualquier tipo de irregularidad que afecte a la seguridad del empleado, y con ello prever y proponer acciones que eviten la materialización del accidente laboral. No podemos obviar que las condiciones de trabajo a las que hacemos referencia no son otra cosa que condiciones peligrosas y/o prácticas inadecuadas. Estas últimas, en mi opinión merecen especial atención ya que de lo que estamos hablando es de una posible experiencia subjetiva no satisfactoria del empleado hacia la prevención del riesgo laboral. Sin embargo, como es también posible entrever, las condiciones de trabajo a las que está expuesto el trabajador son aquellas condiciones diseñadas u organizadas desde otro factor humano, este responsable de la seguridad y salud del primero. Dos factores humanos que coinciden de la misma forma en tres niveles de análisis: pensamientos, emociones y conductas emitidas. ¿Qué características definen estos tres pilares del factor humano?.

Al igual que sucede con las organizaciones, quienes las forman también son sistemas abiertos y las experiencias subjetivas que sienten explican como responden y reaccionan ante las demandas del trabajo, intentando (y no siempre consiguiendo) mantener una congruencia con la realidad subjetiva que les rodea. Todos los empleados que perciban que la seguridad laboral no es importante, independientemente de la responsabilidad que se tenga en la organización, pasarán por alto la emisión de conductas de riesgo. Esta percepción es debida a la consistencia “comprensible” entre las condiciones de trabajo, la adaptación del empleado a las mismas y el resultado-valor- esperado. Para una persona satisfecha más por los resultados que por el proceso llevado a cabo, muy probablemente, pierda importancia la objetividad del riesgo laboral. Lo cual nos puede llevar a considerar que la subjetividad gana valor en el momento en que pensamos que el fin justifica los medios. Sin embargo, ¿Qué ocurre si se produce el accidente laboral?. Es decir, si durante el proceso éste se ve interrumpido por un suceso derivado del trabajo cuya consecuencia ha sido la lesión, daño o deterioro de la salud del trabajador, ¿el medio ha justificado el fin?. Según esto, ¿una experiencia subjetiva que da lugar a emisión de conductas de riesgo tiene como meta el accidente laboral?. Como vemos, durante la realización de un trabajo no sólo es importante la consecución del mismo sino la forma en que se ha llevado a cabo.

El fondo (objetivo último del trabajo), la forma (medio a través del cual se consigue el fondo) y el contexto (lugar donde se desarrolla el proceso) son determinantes a la hora de evaluar al factor humano. Una inspección de la seguridad subjetiva no debe generar ilusión, decepción y rutina. No debe suponer una expectativa que genere desesperanza y esta a su vez rutina. Evaluar el factor humano significa prestar especial atención a lo que hacemos y cómo lo hacemos. No sólo “yo empleado” sino “yo líder”. Mandos intermedios, supervisores, jefes de equipo…. son claves a la hora de mantener viva la prevención de los riesgos laborales, son determinantes al considerar el paso de la experiencia subjetiva a la objetividad de la propia experiencia (véase “Técnicas psicosociales para la prevención de accidentes laborales”). El ejemplo en las propias conductas son imágenes congeladas en el tiempo. La experiencia subjetiva del líder del grupo en materia preventiva se ve reflejada en las conductas de los miembros de este. La preocupación que mantenga éste por la seguridad de las personas que forman su grupo de trabajo será una transmisión de la información pasiva que denota con sus actos a una atención activa. Es decir, un control por parte del empleado de la vigilancia del contrato psicológico en seguridad y salud laboral (si me pides que cumpla con la normativa vigente es porque tú también la cumples).

Pensar, sentir y actuar de manera segura son aspectos claves que definen la importancia de la cognición, la emoción y la conducta segura en la inspección de la experiencia subjetiva como pilares en la prevención de los accidentes laborales.

Fco. Javier Herrán Gamarra

Psicólogo-Consultor de Recursos Humanos, Seguridad y Salud laboral

Enlaces psicopreventivos relacionados

Técnicas psicosociales para la prevención de accidentes laborales

Imagen tomada de freeimages

Para citar este artículo:

 

 

Comparte este contenido...Share on LinkedIn46Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook16